© 2019 Fraternidad Contemplativa Maria de Nazaret

 HISTORIA

Nuestras primeras raíces, haciendo memoria

 

La iniciativa de la Fraternidad Contemplativa María de Nazaret tiene sus raíces en una inquietud que tuvo Monseñor Nicolás Cotugno desde su noviciado salesiano (Como – Italia) en 1957, cuando manifestó su inclinación a la vida contemplativa y fue alentado por sus superiores a continuar en la Congregación Salesiana.

En el año 1964, el P. Egidio Vigano – quien llegaría a ser el séptimo sucesor de Don Bosco – le manifestó como respuesta a su insistente inquietud contemplativa, la necesidad imperiosa de contemplación del carisma salesiano

En 1974 también el P. Raineri, Consejero General para la Familia Salesiana, lo apoya entusiastamente.

En 1975 se suma el decidido aliento de Monseñor Gottardi, Obispo auxiliar de Montevideo.

En el año 1977, en las vísperas de la Asunción de María, nos consagramos a la Virgen como Fraternidad Contemplativa. Monseñor Gottardi que preside la Eucaristía en la que concelebra el P. Nicolás Cotugno, afirma: «... Lo que puedo asegurar es que esta contemplación en acción, que es la aspiración en la cual queremos vivir nuestra vida, está muy dentro de la espiritualidad salesiana».

Es así que quedan abiertas las puertas para vivir esta nueva experiencia contemplativa que comienza en Montevideo con un grupo de jóvenes, parejas de novios, matrimonios e incipientes comunidades de consagrados y de consagradas que en el año 1986 se instalan (la comunidad de consagradas), en la sede central de la Fraternidad en la ciudad de Montevideo.

Todos vamos asumiendo la Fraternidad Contemplativa como una realidad vocacional y fundacional comprometiéndonos a vivir nuestra vocación con entusiasmo y fidelidad.

Mientras tratamos de potenciar y profundizar la identidad de cada uno de los grupos, emerge en nosotros la conciencia de la unidad y de nuestra pertenencia al Movimiento.

 

 

La Fraternidad Contemplativa María de Nazaret es asumida por la iglesia en la Arquidiócesis de Montevideo

 

El 7 de diciembre de 1986 el Arzobispo de Montevideo, Monseñor José Gottardi, en una solemne concelebración en la Catedral, incorpora la Fraternidad Contemplativa María de Nazaret a la Iglesia local, recibiendo públicamente el Voto de Contemplación de 33 nazarenos.

 

 

La Fraternidad Contemplativa en misión

 

En el Colle Don Bosco (Italia)

Determinante para la vida de la Fraternidad fue la invitación hecha por el Rector Mayor, Don Egidio Vigano en octubre de 1989, a hacernos presente en el Colle Don Bosco, cuna del carisma salesiano.

Así, el 31 de mayo de 1991, dos nazarenas consagradas, acompañadas del fundador, llegan al Colle Don Bosco.

 

En Buenos Aires

El 28 de diciembre de 1991 algunos nazarenos uruguayos, acompañados por el Padre Cotugno, comienzan la experiencia de la Fraternidad en Argentina a pedido del padre Juan Cantini, inspector salesiano de Buenos Aires.

 

 

Un reconocimiento importante

 

El 3 de mayo de 1993, en la fiesta de San Felipe y Santiago, Monseñor José Gottardi, arzobispo de Montevideo, reconoce jurídicamente la Fraternidad Contemplativa María de Nazaret como Asociación de fieles.

 

 

Jalones que van pautando el camino nazareno y situación actual de la fraternidad

 

Por la característica propia de nuestro Movimiento (constituido por los tres estados de vida en la 

Iglesia: laicos, consagrados, sacerdotes), basamos nuestra unidad en la complementariedad y subsidiariedad.

Nuestros trabajos y actividades se caracterizan por la pluriformidad de manifestaciones en el servicio.

 

Presencia uruguaya

Está constituida por:

  • consagradas viviendo en comunidad o en sus propias casas;

  • una Fraternidad sacerdotal formada por tres seminaristas que aspiran a ser nazarenos sacerdotes;

  • un sacerdote del clero secular en la diócesis de Minas con Voto perpetuo de Contemplación y un sacerdote del clero secular en la diòcesis de Montevideo;

  • matrimonios y jóvenes comprometidos activamente que junto a los consagrados y a los sacerdotes son la triple manifestación de la Fraternidad que es UNA en su identidad vocacional y carismática. Todos insertos en la Iglesia local e integrados en diversas parroquias y organismos diocesanos.

Junto a la sede de nuestro Movimiento - casa Nazaret, lugar de encuentros y retiros de los grupos - está situada casa Valdocco que a lo largo de los años ha tenido diferentes fines (Por ejemplo como residencia de chicas del interior del país con limitados recursos, que en la capital culminan sus estudios o se preparan laboralmente, abiertas a la perspectiva de una profundización y compromiso en un camino de fe).

En los comienzos fue en Sayago (barrio de la periferia de Montevideo) donde tuvimos la primera sede del Movimiento. Es oportuno mencionar aquí la ayuda, durante muchos años por parte de la Fraternidad, a una familia marginada, a través del ofrecimiento de una vivienda y del acompañamiento concreto por parte de algunos nazarenos.

El nombramiento y la consagración del padre Nicolás Cotugno como Obispo de Melo, y la radicación de una nazarena consagrada en dicha ciudad, marcan el comienzo de una nueva presencia de la Fraternidad.

Fruto de esta breve permanencia (dos años), hay actualmente un grupo de 4 consagradas nazarenas y 2 aspirantes.

La presencia de un matrimonio nazareno en Tacuarembó ha dado lugar al nacimiento del “Rincón nazareno”, simiente de muchos jóvenes que, teniendo que emigrar a la capital para continuar sus estudios, se han unido al camino de crecimiento espiritual propuesto por el Movimiento, asumiendo como propio el carisma de la unión con Dios en la vida.

Actualmente funcionan numerosos grupos de niños, adolescentes, jóvenes y nuevas familias, abiertos a conocer y profundizar en la propuesta nazarena, acompañados por nazarenos (jóvenes, matrimonios, adultos) comprometidos con diversos grados de pertenencia a la Fraternidad.

 

Presencia Argentina

En Buenos Aires, capital, nos reunimos nazarenos de diferentes zonas, en encuentros comunes.

Con el fin de promover la dimensión contemplativa de todo el pueblo de Dios, realizamos encuentros “abiertos” a todos aquellos que quieran hacer experiencia de unión con Dios en lo cotidiano.

Actualmente coordina esta presencia una consagrada de Votos perpetuos.

 

Presencia Italiana

La presencia de la Fraternidad en el Colle Don Bosco es, seguramente, una de las mayores gracias que María Auxiliadora, a través de Don Bosco, nos ha concedido. Presencia que intentamos asumir desde el primer instante imitando la docilidad y abandono de María de Nazaret. Con entusiasmo y alegría, aún sin comprenderlo todo, vemos cómo el Espíritu Santo continúa actuando a través de los más pequeños.

De aquella semilla sembrada por la primera comunidad de nazarenas consagradas en tierras de Don Bosco, surge una realidad de personas en las más diversas situaciones de vida y de algunos grupos, que apuestan a vivir su vida cristiana en clave nazarena.

Actualmente tres matrimonios han profesado el Voto Perpetuo de Contemplación, mientras que otros lo han hecho temporalmente por tres años.

Junto a laicos (matrinonios o no) y algunos jóvenes comprometidos en el Movimiento, el Señor nos ha regalado una consagrada que ha de realizar su primera profesión durante la III Asamblea General de la Fraternidad, en agosto 2012.

 

Presencia eslovaca

En enero del año 1993 se realiza el primer encuentro de esta presencia nazarena a raíz del interés manifestado por el sacerdote salesiano padre Ladislav Tóth, con el acompañamiento de las nazarenas consagradas presentes en el Colle Don Bosco.

Actualmente la presencia cuenta con dos consagradas con Voto pertpetuo de Contemplación y un grupo de laicos comprometidos con el Voto de Contemplación.

 

Presencia Checa

Como consecuencia del nacimiento de la Fraternidad en Eslovaquia y por intermedio de un sacerdote salesiano de Praga, surge en la capital checa, una aspirante a la vida consagrada.

El primer contacto se realiza en abril de 1995 sucediéndose de ahí en más varios encuentros. Después de tres años de camino, en agosto de 1998, dicha aspirante realiza sus primeros votos de castidad, pobreza, obediencia y contemplación en Montevideo, Uruguay, en ocasión de la Primera Asamblea General del Movimiento. Se convierte así en la primera nazarena consagrada de Europa del Este y oficia de nexo y punto de referencia más inmediato para la presencia nazarena en Bratislava. Más tarde se agregan a ella algunos laicos (matrimonios o no y jóvenes) en búsqueda de la dimensión contemplativa de la vida cristiana.

Actualmente esta presencia cuenta con dos nazarenas consagradas, un matrimonio con el Voto perpetuo de Contemplación y un grupo de laicos (niños, adolescentes y matrimonios) comprometidos con Promesa y Voto de Contemplación.

 

 

Nuestro Fundador, Arzobispo

 

El 20 de diciembre de 1998 Monseñor Nicolás Cotugno, Obispo de la Diócesis de Melo (Uruguay), nombrado por el Papa, asume como Arzobispo de la Arquidiócesis de Montevideo (Uruguay). Una vez más el Señor nos sorprende con sus designios y nos llama a una renovada y mayor fidelidad al carisma recibido por la Fraternidad como regalo del Espíritu.

Actualmente Monseñor Nicolás Cotugno es arzobispo emèrito dedicàndose enteramente al apostolado de la fraternidad y a todo lo que le pida la Diòcesis de Montevideo.